jueves, 19 de febrero de 2015

Valle de Baztan (Navarra) - Irurita - Elizondo - El Parque Natural del Señorío de Bertiz

Valle de Baztan



Enclavado en el Pirineo atlántico, entre los puertos de Belate y Otsondo el valle de Baztan constituye el municipio más extenso de Navarra. Con una superficie de 364 km. cuadrados, a él pertenecen quince localidades: Oronoz-Mugaire, Arraioz, Irurita, Almandoz, Berroeta, Aniz, Ziga, Lekaroz, Gartzain, Elbetea, Arizkun, Azpilkueta, Erratzu, Amaiur-Maya y Elizondo, capital del valle.



Un valle caracterizado por ser tierra hidalgos e indianos, que regresaron de ultramar con una gran fortuna que invirtieron en remodelarlo. El resultado: abundantes palacios y caseríos de piedra rosácea con grandes balconadas; monasterios y puentes medievales sobre ríos saltarines; metas esparcidas por prados y colinas; sugerentes bosques; monumentos megalíticos y cuevas... Además, peregrinos, brujas y contrabandistas también dejaron su huella. Hoy pueden seguirse sus pasos a través de diversas rutas: la del Camino de Santiago del Baztan, la de las brujas y el sendero de los contrabandistas que une las cercanas cuevas de Urdax, Zugarramurdi y Sara.

Poco más de 200 habitantes enclavado en el Pirineo occidental navarro, rozando la frontera con Francia. Sus calles y caseríos blancos contrastan con la inagotable paleta de verdes que colorean su entorno.
Cuevas de Zugarramurdi
En Baztan disfrutará de infinitas posibilidades. Senderos sencillos porque en estas tierras, las crestas del Pirineo navarro se inclinan hacia el mar haciéndose más suaves; museos para todos los gustos, molinos aún en activo, deliciosa gastronomía y unas tradiciones que se han conservado a lo largo de los tiempos. Además, muchos de sus caseríos se han convertido en acogedoras casas rurales donde podrá disfrutar de las costumbres y del carácter amable de las gentes del Baztan.


Una vez contemplada la panorámica de este enclave, merece la pena realizar una incursión en el valle para conocer sus múltiples matices y atractivos. La huella de la historia se hace presente en todos los rincones del valle. La estación de dólmenes de Izpegi o los megalitos de Erratzu-Alduides nos hablan de poblados prehistóricos y numerosas torres-fortaleza y palacios de cabo de armería recuerdan los conflictos fronterizos de la Baja Edad Media. Destacan por su singularidad la casa Jaureguizar en Arraioz, un palacio-fortaleza convertido en alojamiento turístico como el de los Ursúa en Arizkun, los palacios de cabo de armería Jarola y Ascoa en Elbete, el palacio de Arizkunenea (hoy casa de cultura), o la Casa Puriosenea (hoy convertida en el museo etnográfico del valle) de Elizondo. 

Otro aspecto importante de este valle es su relación con el Camino de Santiago. Los peregrinos que venían de Bayona (Francia) atravesaban el Pirineo Occidental por el puerto de Dantxarinea y se adentraban en este valle. Testigos mudos de aquella época son construcciones como la ermita de Santiago en Azpilikueta o el hospital de peregrinos de Elizondo. En general, puede decirse que el arte religioso del Baztan se caracteriza por su monumentalidad y por algunas obras de gran valor como la iglesia de San Lorenzo del siglo XVI en Ziga, de estilo herreriano temprano. 

Irurita 

Es una localidad española de la Comunidad Foral de Navarra perteneciente al municipio del Valle de Baztán, situada en la Merindad de Pamplona y a 55 km. de la capital de la comunidad, Pamplona entre las localidades de Elizondo, Lecároz, Garzáin y Arráyoz. 


Irurita cuenta con varios monumentos megalíticos.


Destacan, además de su entorno natural, las edificaciones que integran la Plaza de la Duquesa de Goyeneche en el centro del pueblo, como la casa de los Gastón de Iriarte, el Palacio de Casa Torre o Jauregizuria y la Casa-Palacio de los Duques de Goyeneche. A las afueras del pueblo se levanta la construcción más antigua, el Palacio Dorrea. Irurita cuenta además con la Ermita de Santa Bárbara, la Iglesia de San Salvador y un puente medieval de ojo único sobre el río Bidasoa.

Palacio de Gastón de Iriarte (s. XVIII)
Palacio de Gastón de Iriarte (s. XVIII)
  • Típico palacio torreado dieciochesco, con estructura horizontal y flanqueado por dos torres en su fachada, copia del palacio Iriartea de Errazu y del palacio Reparacea de Oyeregui. Presiden su fachada un escudo rococó entre rocallas y un victor conmemorativo de un ilustre marino de la familia, don Miguel José Gastón de Iriarte y Elizacoechea, que alcanzó el cargo de teniente general de la Armada.
Casa-Palacio Jauregizuria
Casa-Palacio Jauregizuria
  • Palacio de Casa Torre o Jauregizuria, con una antigua torre medieval restaurada.
Casa-Palacio de los Duques de Goyeneche (s. XV)
  • También llamada en vascuence Indacoechea. Tiene en su frente, además de los escudos en piedra de la familia Goyeneche, dos víctores datados en 1817. Concedidos uno en honor de Don José Manuel de Goyeneche, Teniente General de los Reales Ejércitos y primer Conde de Guaqui y el otro en el de Monseñor José Sebastián de Goyeneche, Obispo de Arequipa y Arzobispo de Lima en el Virreinato del Perú.
Torre Dorrea (s. XV)
  • Casa torreada de planta cuadrada construida en piedra con vanos rectos y ojivales. Destaca la escalera exterior, cubierta por un tejadillo. En 2001 fue adquirido por el Ayuntamiento de Baztán.
Iglesia de San Salvador (s. XVIII)
Iglesia de San Salvador (s. XVIII)
  • Edificio barroco construido en 1734 con los fondos enviados desde el Perú por D. Agustín de Gamio, originario de Baztán. En 1917 la iglesia fue completamente restaurada y reconstruida su torre y cúpula por María Josefa de Goyeneche y Gamio, duquesa de Goyeneche y sobrina de D. Agustín. Es de destacar el retablo mayor neoclásico y el de la Virgen del Rosario, de estilo rococó, con una soberbia imagen de esta advocación obra del escultor italiano Juan Domingo Olivieri, regalada a la parroquia por los hermanos Pedro Francisco y Tomás de Goyeneche. Es de gran valor el órgano, construido por A. Amezua en 1903.

Elizondo 

Es un lugar de la Comunidad Foral de Navarra (España), capital del Valle de Baztán situado en la Merindad de Pamplona y a 57,5 kilómetros de la capital de la comunidad, Pamplona. Como el resto del municipio de Baztán, pertenece a la zona vascófona de Navarra. Su población en 2014 fue de 3194 (INE).


La localida de Elizondo está situada en el centro del valle de Baztán a ambos lados del río Baztán o Bidasoa y a una altitud de 200 msnm. Limita al Norte con Azpilicueta, al Sur con Aríztegui de Garzáin, al Este con Elvetea, y al Oeste con Lecároz.

El río Bidasoa o Baztán a su paso por Elizondo.
Es capital y centro comercial del valle. Emplazado a ambos lados del río Bidasoa o Baztán. Se trata de un asentamiento más urbano que rural dada la abundancia de comercios, bares, restaurantes, talleres, sucursales bancarias, etc., siendo los servicios su base socio-económica.


Tiene varios barrios de caseríos esparcidos por la regata de Bearzun: Antxanborda, Etxaide, Berro y Bearzun.

 Casa Manuelena
Ya en 1397, el rey Carlos III de Navarra reconocía la hidalguía de sus vecinos. Esta hidalguía la vemos en sus casas palaciegas con edificios monumentales que van del gótico tardío al renacimiento y barroco. El ayuntamiento es del siglo XVIII, el palacio de las Gobernadoras o Arizkunenea, barroco de hacia 1730, el también barroco palacio de Beramundea, el palacio de Istekonea, llamado también «Casa del Virrey», etc.



El Parque Natural del Señorío de Bertiz 

2.040 hectáreas de exuberante vegetación a 49 km. al norte de Pamplona. Un rincón verde de gran belleza en el Pirineo occidental navarro, a orillas del río Bidasoa.

Vista hacia el Sur desde el Chalet de Aizkolegi. El valle que se atraviesa de izquierda a derecha es el de Bertiz-Arana, con la localidad de Oronoz-Mugaire a la izquierda.
Además, es el único lugar de España que cuenta en su hábitat con las siete especies distintas de pájaros carpinteros que habitan en la península. Un indicador de la buena conservación de este Parque Natural ya que los pícidos sólo habitan en bosques maduros donde haya árboles de gran porte y bien conservados. 



En la entrada al parque se encuentra el jardín botánico, con más de 100 años de antigüedad es el mayor tesoro del Parque Natural. Un entramado de caminos le permitirá admirar más de 120 especies de árboles y arbustos diferentes. Fue diseñado por un jardinero francés en 1847, y don Pedro Ciga lo amplió mezclando especies autóctonas con otras traídas de remotos lugares. Entre las primeras las hayas son la especie más abundante y entre las más curiosas pueden citarse el ciprés calvo, cedros de Líbano, el gingko de China, araucarias de la Tierra de Fuego, secuoyas de California, camelias, azaleas y bambúes. Joyas del Art Nouveau como estanques, puentes, glorietas, un mirador Belle Epoque y una capilla incrementan la belleza exclusiva de este edén. 



El jardín no es el único atractivo de Bertiz. En él encontramos diversos equipamientos destinados a la educación ambiental. Cerca del mirador se halla el Palacio de Ciga convertido en sala de exposiciones, y el Centro de Interpretación de la Naturaleza, que ilustra sobre el ecosistema del parque y espacios próximos. 


Cualquier estación del año es buena para visitar el parque, aunque si elige la época estival, disfrutará de una vegetación en todo su esplendor y de excelentes sombras. A mediados de otoño, el verde intenso del verano da paso a ocres y rojos y es un buen momento para observar los movimientos migratorios de numerosas aves. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario