jueves, 22 de diciembre de 2016

La tentación de San Antonio (Martin Schongauer, MET) - “Los tormentos de San Antonio” de Miguel Ángel (El Miguel Ángel pre-adolescente) - Jan Brueghel el Viejo - El Bosco

La tentación de San Antonio (del alemán: Versuchung des heiligen Antonius o Heiliger Antonius, von Dämonen gepeinigt, literalmente traducidos como: La tentación de San Antonio y San Antonio, atormentado por los Demonios) es un grabado realizado el siglo XV por el pintor alemán Martin Schongauer (h.1448–1491).

La tentación de San Antonio (Martin Schongauer, MET)
La imagen muestra a San Antonio Abad, que ascendiendo a los cielos, le rodea una legión de demonios para evitar que alcance su destino.
San Antonio, anciano, ataviado con el hábito de la orden, mira serenamente hacia el espectador, mientras los demonios le sujetan de sus miembros, de su ropaje, y pelo y lo golpean con palos de madera.

Es una obra temprana del autor, pero una de las más influyentes. Según contó Giorgio Vasari (1511–1574) Miguel Ángel (1475–1564), a la edad de 12 años hizo una versión en color de este grabado.

Además, este grabado ha servido de inspiración en cuadros posteriores sobre el mismo episodio, como La tentación de San Antonio de Jan Brueghel de Velours, donde se muestra la misma escena en parte superior derecha.
Jan Brueghel el Viejo (Bruselas, 1568 - Amberes, 1625), fue un pintor flamenco, hijo de Pieter Brueghel el Viejo y padre de Jan Brueghel el Joven. Fue apodado Brueghel "el Terciopelo", "la Flor" o "el Paraíso", debidos los dos últimos nombres a sus temas favoritos y el primero por su dominio en la pintura de telas.
Jan Brueghel el Viejo (entre 1600 y 1625), retrato atribuido a Anthony van Dyck (Alte Pinakothek).
Anton van Dyck (Amberes, 22 de marzo de 1599-Londres, 9 de diciembre de 1641) fue un pintor flamenco especialmente dedicado a la elaboración de retratos. 
Prolífico pintor de naturalezas muertas, a menudo de flores y paisajes, creó un estilo más independiente del de su padre que el de su hermano Pieter el Joven. Sus primeras obras a menudo son paisajes con escenas bíblicas o históricas, en particular escenas boscosas. Más tarde evolucionó a pintura de paisaje puro, o vistas urbanas, y hacia naturalezas muertas al final de su carrera.
Las tentaciones de San Antonio - Jan Brueghel el Viejo (1568–1625) - Museo Nacional de Escultura Valladolid
Muchos de sus cuadros son colaboraciones en los que otros autores, como Peter Paul Rubens, Hendrick de Clerck, Frans Francken el Joven, Paul Brill y Hendrick van Balen pintaban las figuras, encargándose él de los paisajes y flores. Mientras que en sus colaboraciones los paisajes fueron hechos generalmente por Brueghel, los papeles fueron invertidos cuando él trabajó con Joos de Momper puesto que era Brueghel que pintó las figuras en los paisajes pintados por de Momper.

Árbol genealógico


Pieter Brueghel el Viejo
Pieter Brueghel el Joven
Jan Brueghel el Viejo
Jan Brueghel el Joven
Anna Brueghel
David Teniers el Joven
Abraham Brueghel

Michelangelo (1475-1564) Italia - Quinquecento
Michelangelo Buonarroti o Miguel Angel fue un hombre del renacimiento: arquitecto, pintor y poeta, y sobresaliente en todo esos campos. Pero desde luego su pasión, su vocación, su obsesión era la escultura.Miguel Angel fue uno de los más grandes artistas de la historia del arte universal, y no sólo por sus esculturas, sino también por su asombrosa labor pictórica.
Miguel Ángel como Holofernes (Capilla sixtina)
Fue admirado en vida por sus contemporáneos, que le llamaban el Divino y triunfó en todos los encargos que le fueron encomendados. Su obsesión por la perfección lo obligaba a no entregar jamás algo mediocre, y tanto en Florencia como en Roma, reyes y papas cayeron rendidos a su arte, aunque ciertamente se vivieron ciertos roces debido a la marcada personalidad de Miguel Angel. El Papa Julio II dijo: “es imposible hablar con él…”.
Miguel Ángel Buonarroti, pincha aqui
Una de las joyas del cinquecento italiano.
La palabra “tondo” significa “redondo” y se usaba a menudo para referirse a obras como esta, que tenían un formato circular.
Miguel Ángel pintó “Tondo Doni” por encargo para el banquero florentino Agnolo Doni, que quería conmemorar su reciente matrimonio con Maddalena Strozzi y decidió regalarle esta obra redonda para poner sobre la cama en su dormitorio (este formato se asoció al matrimonio durante el Renacimiento).
Tondo Doni (1508) Miguel Ángel - Temple sobre tabla - 120 cm. de Ø. - Galleria Uffizi, Florencia.
La obra sorprendió a todo el mundo del cinquecento por las extraordinarias poses de los personajes. María está sentada en el suelo y retuerce su cuerpo en espiral para poder sostener a su hijo, que se está agarrando de su pelo para no caerse.
Llama la atención el fondo del cuadro, todos los hombres desnudos. Algunos los consideran  ángeles ápteros (sin alas), pero la mayoría de historiadores quiere ver en ellos al mundo pagano anterior al nacimiento de Jesucristo. Un niño hace de mediador entre los dos grupos. Es San Juan Bautista, siempre entre el paganismo y el cristianismo.
(1487) - Miguel Angel - Témpera y óleo sobre tabla - 47 cm × 34 cm - Colección privada
Primera obra conocida de Miguel Ángel Buonarroti, pintada cuando sólo tenía 12 años de edad.
La pintura muestra a San Antonio atacado por una serie de criaturas fantásticas que representan las tentaciones, quizás simbolizando los sentimientos confusos de un pre-adolescente agobiado.
La composición circular muestra al santo en el aire, mientras unos demonios intentan arrastrarlo hacia el suelo, algo en principio muy poco renacentista y bastante gótico, tanto en formas como en contenido, en especial por esos seres que recuerdan inevitablemente a El Bosco. Todavía quedaban unos años para el el Cinquecento.
Cuando lo pintó, Miguel Ángel trabajaba como aprendiz en el taller de Ghirlandaio, en Florencia, pero ya comenzaba a frecuentar el jardín de San Marcos de los Médicis, donde estudió las estatuas antiguas que había allí reunidas y se empezó a plantear si lo suyo no era realmente la escultura.
Las tentaciones de san Antonio Abad (el Bosco)

Las tentaciones de san Antonio Abad es un cuadro de Jheronimus Bosch, el Bosco, o de un seguidor del maestro flamenco, pintado al óleo sobre tabla de roble, con unas dimensiones de 73 centímetros de alto por 52 5 cm de ancho, rematado en medio punto. Pertenece a la colección del Museo del Prado de Madrid (España).

El Bosco, circa 1510-1515
En esta tabla el santo no queda distraído de sus meditaciones por los demonios que lo rodean, con las tentaciones simbolizadas de muchas maneras: el cuchillo mellado, escalas, el jarro del diablo, piezas de armadura, pequeños demonios-grillos. A su lado, aparece uno de sus atributos: un cerdito.
El santo está acurrucado, debajo de un árbol hueco al que le ha puesto un precario techo de paja. Delante, un arroyo del que surgen también figuras demoníacas. Se enmarca en un paisaje de tonos amarillentos y verdosos, con suaves azules hacia el horizonte.
Es uno de los temas favoritos del Bosco: Antonio Abad aparece como el primer ermitaño que tuvo que resistir durísimos ataques del demonio, según describía la Vita S. Antoni de Atanasio y la Leyenda Áurea de Jacobo de la Vorágine.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario