jueves, 8 de enero de 2015

Mundo islámico (I) - Atentado de Charlie Hebdo - ¿Qué pasa en Siria? - Estado Islámico (organización terrorista) - El yihadismo

Conmoción y dolor en Francia por el atentado de Charlie Hebdo en el que han muerto doce personas. Las manifestaciones de solidaridad con los periodistas y caricaturistas fallecidos se suceden no solo en el país galo, también en España e Inglaterra. Mientras, la policía francesa peina los alrededores de la ciudad de Reims, en busca de los hermanos Chérif y Said Kouachi, supuestos autores materiales del atentado. (ATLAS) (8-enero-15)
Doce muertos en un ataque contra el semanario francés que publicó las viñetas de Mahoma (7-enero-1915)

El periodista, dibujante y director de Charlie Hebdo, Charb, y otros tres de los principales dibujantes del semanario, Cabu, Tignous y Wolinski, figuran entre los fallecidos, según ha confirmado el abogado de la revista a la emisora France Info. 

El presidente de la región de Ile de France, en la que se halla París, Jean-Paul Huchon, aseguraba al visitar el lugar de los que hechos que había "sido una carnicería".

De izquierda a derecha, los dibujantes de 'Charlie Hebdo' Georges Wolinski, Jean Cabut (alias Cabu), el director Stéphane Charbonnier (alias Charb) y Bernard Verlhac (alias Tignous).
En febrero de 2006, una caricatura de Cabu apareció en la portada de la revista en respuesta a las amenazas a las caricaturas danesas. La ilustración se titulaba "Mahoma abrumado por los fundamentalistas" y mostraba al profeta llorando mientras decía: "C'est dur d'être aimé par des cons!" ("¡Es muy difícil ser amado por idiotas!").

Charb, un activista del humor

"Prefiero  morir de pie a vivir de rodillas", decía el director de la edición, Stéphane Charbonnier, en una entrevista concedida hace dos años al diario francés Le Monde. Charb era precisamente el autor de la ilustración de un personaje que representa un yihadista bajo el texto: "Francia sigue sin atentados", y que aparece en el último número publicado por el semanario. 
La caricatura del supuesto yihadista, con el dedo índice alzado y la mirada perdida, replica a esa noticia y puntualiza: "Tenemos hasta el final de enero para presentar nuestros deseos...".


¿Qué pasa en Siria? Una explicación del conflicto

Bashar al-Assad, quien pertenece a la minoría alauí chií, es el presidente de Siria, un país de mayoría sunita. En el caso de una caída, los alauitas probablemente estarían expuestos a la venganza de la insurgencia suní y perderían el poder para siempre. Esta es la razón por la que Assad no puede abandonar el poder.

Fuente: CIA World Fact Book (2012)
Dos años y medio después del estallido de la guerra civil en Siria, la situación del país es más oscura y los objetivos de las distintas partes en el conflicto parecen cada vez más ambiguos.
Para entender el conflicto en Siria es esencial conocer las diferentes corrientes islámicas: el chiísmo y el sunismo. Para los chiítas, solamente los descendientes directos de Mahoma están autorizados para ser líderes de la fe; mientras  que en el caso de los sunitas, no es necesario que los líderes procedan directamente de Mahoma. Para cualquiera que no se identifique con el Islam esta diferencia puede significar poco, pero es un principio fundamental para los musulmanes y causa de muchos conflictos bélicos.
Los sunitas están extendidos especialmente en el Magreb (norte de África), la Península Arábiga y parte de Asia Central, mientras que la mayoría de los chiítas vive el antiguo territorio de Persia (Irán y el Irak de hoy). En el Medio Oriente, en particular en Líbano y Siria, se encuentran las diferencias de tensión geoestratégica de la creencia, y sus fronteras nacionales también se caracterizan por la diversidad étnica y religiosa.

El gobierno chií de Assad es apoyado por Irán, un país chií, que ha luchado por la influencia en la región desde hace miles de años. Una toma de control sunita alteraría el delicado equilibrio de fuerzas, y el corredor chiíta de Irán, Siria y la organización terrorista libanesa Hezbollah perdería su poder. Con las mismas razones, Arabia Saudita y Qatar han brindado apoyo financiero y logístico a los rebeldes sunitas pues de esta manera Siria se convertiría en un estado sunita, lo que cambiaría el equilibrio geopolítico del poder en el Medio Oriente a su favor.

Sin embargo, los jugadores principales en este conflicto son Rusia y los EE.UU. Rusia desde el comienzo del conflicto ha apoyado a Assad, ya que tiene su único puerto en el Mar Mediterráneo en la ciudad siria de Tartus –el único puerto marítimo de Rusia, que no se encuentra en un antiguo territorio de la Unión Soviética– y por lo tanto de importancia estratégica vital. 

Bashar y su esposa Asma al-Asad juntos durante un viaje a Moscú, Rusia.
Una toma de control suní podría tener, por ejemplo, un impacto en los musulmanes del sur de Rusia y así desestabilizar la región. Además, la política exterior de Rusia también se rige bajo el llamado “juego de suma cero”, en donde decisiones como ésta se toman para demostrar su propia fuerza, pues el hecho de que EE.UU no gane representa un éxito para Rusia.

Al mismo tiempo, los EE.UU. apoyan a los insurgentes sunitas para derribar al gobierno chíita de Asaad y así debilitar a la alianza Irán-Siria-Hezbollah, principal enemigo de Israel (aliado número uno de EE.UU en Medio Oriente). Además, la influencia rusa en la región podría verse debilitada. Sin embargo, los EE.UU. temen que la caída de Assad y las armas químicas que se encuentran en el país caigan en manos de los islamistas (sunitas) insurgentes y Siria no se estabilice después de la caída de Assad, sino se convierte en otro estado fallido, como Somalia.

Una intervención internacional para solucionar el conflicto parece poco probable. Las posiciones de veto de Rusia y China no han cambiado desde 2011 y el Consejo de Seguridad de la ONU no aprobaría una resolución para una posible intervención. Sin embargo, los EE.UU podrían justificar una intervención si demuestran una emergencia humanitaria, como sucedió en Bosnia con la OTAN.
Por lo tanto, los Estados Unidos podrían aprovechar el uso ilegal de las armas químicas para justificar ir por sí solos.

La solución que se ha encontrado ahora –la transferencia de las armas químicas a la comunidad internacional– es una situación clásica de ganar-ganar: Putin ya no puede ser acusado de apoyar la guerra y Obama puede terminar un debate políticamente sensible sin perder la cara.

Con la adhesión de Siria a la Convención sobre Armas Químicas de las Naciones Unidas, así como el compromiso de renunciar a sus armas químicas y transferirlas a la comunidad internacional, el gobierno de Assad gana tiempo.
Siria seguirá siendo un foco de conflicto en los próximos meses o años, y las disputas internas podrían degenerar fácilmente en un incendio en Israel, en Irak o Líbano. Incluso ahora el mayor campo de refugiados de Siria es la quinta ciudad más grande en el Líbano. Sin embargo, entender las razones de cada una de las partes involucradas es fundamental para entender el conflicto y sus alcances.
Por: Rolf Siegel

Bashar Hafez al-Asad (بشار حافظ الأسد , Baššār Ḥāfiẓ al-ʾAsad) (n. Damasco, 11 de septiembre de 1965) es el actual presidente de Siria, gobernando desde 2000 tras suceder a su padre, Hafez al-Asad, quien presidió Siria durante 30 años hasta su muerte.

Partido: Rama siria del Partido Baath Árabe Socialista
Profesión: Militar, Médico militar
Ocupación: Político, oftalmólogo y médico
Alma máter: Universidad de Damasco
Religión: Alauismo
Los alauitas son una rama del islam chiita, son seguidores de los doce imanes de Ahlul Bait, descendientes del profeta Mahoma. Su escuela de jurisprudencia en el islam es aquella fundada por el sexto imán, Yafar As-Sádiq.
Se rige por los cinco principios del islam: unicidad de Alá, justicia divina, profecía, imanato y creencia en el más allá. También se apoya en los cinco pilares del islam: el testimonio de fe, las cinco oraciones diarias, el pago del azaque, el ayuno en el mes de Ramadán y la peregrinación a La Meca.
El alauismo cree en la llegada del Mesías (Al Mahdi, el duodécimo imán) al igual que el chiismo, con el cual comparte muchas prácticas y creencias. Son árabes musulmanes comprometidos con la causa islámica y grandes defensores tanto de la causa palestina como de las continuas invasiones que han sufrido distintos pueblos árabes como el libanés y el iraquí y la presente Guerra Civil Siria.  
Los doce imanes descendientes de Mahoma que establece el alauismo son: Ali , al-Hassan , al-Hussain , Ali Zain , Muhámmad al-Báqir, Ya'far as-Sadiq, Músa al-Qássem, Ali Ar-Rída, Muhámmad al-Yawád, Ali al-Hádi, Hássan al-Áskari y Muhammad al Mahdi.
El Mahdi (en árabe: مهدي [Mahdī], ‘El Guiado’)? o Mahdi prometido (y más títulos: Imam-l Asr: el Imam del "Período" y Sahib Al-Zaman: el Señor de la Época), según la creencia escatológica sostenida por los musulmanes es Muhammad al Mahdi.


El Mahdi para los sunníes

Para la parte mayoritaria del islam, los sunníes, el concepto de Mahdi tiene una escatología según la cual el Mahdi nacerá én los Últimos Tiempos, por lo que no se admite que fuera una persona concreta que ya hubiera existido (a diferencia de los chiíes, para quienes su nombre original fue Muhammad ibn Hasan ibn Ali). El entendimiento sunnita no admite por consiguiente que el Mahdi haya ingresado en un período de ocultamiento (clave sin embargo del concepto imamí chía), aunque se coincide en la validez de la profecía (en un hadith atribuido a Mahoma) de que será un descendiente de los Ahl al-Bayt (la familia del mismo Mahoma), que en un futuro vendrá, inmediatamente antes del regreso de Jesús, que también esperan los musulmanes, para establecer una sociedad islámica perfecta en la tierra antes del Yaum al-Qiyamah (literalmente "Día de la Resurrección" o "Día de la Incorporación", equivalente al Día del Juicio Final). También se indica que tendrá una relación especial con los pobres.



El Mahdi para los chiíes

El personaje que es el Mahdī para los chiíes, nació en Samarra el año 255 de la Hégira (866) y habría vivido hasta que su padre, el undécimo imán, fue martirizado el día 8 del mes Rabi' al-awwal del año 260 de la Hégira (1 de enero de 874). En ese momento, siendo niño, alegan que "desapareció". Según la creencia chií, viviría desde entonces oculto (Imán oculto), y en un futuro (de debatido pronóstico) habrá de volver como redentor.

Sus seudónimos son Imam-l Asr (el Imam del "Período") y Sahib Al-Zaman (el Señor de la Época), y Mahdi. Su apodo: Abol Ghasem, que es una de las formas en que llamaban al Profeta del Islam. 

Como el gobierno Abbasi quería eliminar al Mahdi y deseaba saber cuándo nacería, vigilaba la casa de Hasan al-Askari, habían  leído en las narraciones que el hijo de Hasan al-Askari vendría al mundo para luchar contra los gobiernos opresivos y él llenaría el mundo de  justicia, pero con los métodos del Imam Hasan al-Askari. Imam Hasan Askari no mostraba su hijo a nadie a excepción de los mejores de sus seguidores y por eso casi nadie sabía  la existencia del hijo de Hasan al-Askari.
Abu Muhammad al-Hasan ibn Alí  (Medina hacia 846 - Samarra 1 de enero de 874), más conocido como Al-Hasan al-Askari , fue el undécimo imán de los chiíes duodecimanos.
Según la tradición Alí an-Naqí lo designó sucesor poco antes de morir en Samarra el 868.(el hermano mayor Abu Yafar Muhammad ya había muerto) pero otro hermano, Yafar ibn Alí, se opuso a la designación, y una parte de los seguidores reconocían sólo imán al hijo premuerto (como el imán escondido). Al ser proclamado fue encarcelado por el califa al-Mutamid (870-892) y murió prisionero del 1 de enero del 874 en Samarra.
Sus seguidores se dividieron a la muerte entre los que suponían que Dios lo resucitaría, otros que había dejado un hijo de nombre Muhammad al-Mahdi, u otras (un hijo con una concubina, un hijo póstumo etc.). De todos los grupos sólo los imamíes, decían que Dios haría aparecer un nuevo imán, subsistieron.

Países cuya población musulmana supera el 10% del total (FUENTE - CIA World Factbook, 2004). Los países coloreados con tonos rojos son aquellos en los que la mayoría de la población pertenece a ramas del islam distintas de la sunní mayoritaria.
El Islam en el mundo
Se entiende por -islámico- a todos aquellos países que tienen el islam como religión mayoritaria. Son un grupo de países muy variados que van desde monarquías constitucionales como Marruecos, y monarquías absolutistas como Arabia Saudita a repúblicas (democráticas y dictatoriales) como Turquía y Siria y regímenes teocráticos como Irán. Entre ellos existen países que tienen leyes de corte occidental inspiradas en el islam y países cuya única ley es la sharia. Un problema en algunos de estos países es el del fundamentalismo islámico que desafía el orden legalmente establecido.
El yihadismo 

Es un neologismo occidental utilizado para denominar a las ramas más violentas y radicales dentro del islam político, caracterizadas por la frecuente y brutal utilización del terrorismo, en nombre de una supuesta yihad, a la cual sus seguidores llaman una «guerra santa» en el nombre de Alá. La yihad como concepto básico del Islam es una cuestión debatida. Tiene dos tipos de acepciones: la "yihad menor" de inspiración violenta, en la que se intentan legitimar los yihadistas, y la "yihad mayor", de interpretación espiritual, que representa el esfuerzo que todo creyente debe realizar para ser mejor musulmán, mejor padre o madre, esposo o persona.

Bandera de la Yihad con la shahāda (الشهادة) o profesión de fe islámica, es la declaración de fe en un único Dios (Allah en árabe) y la profecía de Mahoma.No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta.
También existen otras acepciones como terrorismo islámico o terrorismo islamista, utilizadas frecuentemente en los medios de comunicación a partir de los atentados del 11 de septiembre de 2001, si bien su utilización es criticada por su vinculación por asociacionismo del Islam con terrorismo. Siendo preferencial el uso por teóricos, estudiosos y políticos, el término "terrorismo yihadista" en detrimento de otras denominaciones, que a su juicio son ampliamente contraproducentes al reforzar el punto de vista de los yihadistas y sus seguidores, quienes sostienen que las sociedades occidentales son hostiles al islam por naturaleza.


Ideológicamente, el yihadismo como doctrina política es un ideario teocrático totalitario de corte «antiliberal» y «antidemocrático» que, según sus críticos, «desprecia sistemáticamente la vida humana». Por esa razón está considerado por muchos como una de las amenazas más graves a las que se enfrentan las democracias liberales, particularmente en Occidente.

Estado Islámico (organización terrorista)

El Estado Islámico (en árabe: الدولة الإسلامية‎, al-Dawla al-Islāmīya; EI por sus siglas en castellano, también IS por las inglesas), es un grupo terrorista insurgente, de naturaleza yihadista suní, autoproclamado califato, asentado en un amplio territorio de Irak y Siria controlado por radicales fieles a Abu Bakr al-Baghdadi, autoproclamado califa de todos los musulmanes. Técnicamente el grupo se organiza como un Estado no reconocido, ya que controla de facto varias ciudades como Mosul, Faluya o Raqqa, siendo esta última considerada su capital.


Originalmente conocido como Yama'at al-Tawhid wal-Yihad, surgió como una organización terrorista próxima a Al Qaeda para hacer frente a la invasión de Irak (2003), siendo dirigida por Abu Musab al Zarqaui. Tras su muerte, el nuevo líder, Rashid al-Baghdadi, bajo la tutela de Osama bin Laden, se expandió por las gobernaciones de Ambar, Nínive, Kirkuk y en gran parte de Saladino, así como en menor medida Babilonia, Diala y Bagdad. Durante este tiempo se proclamó como Estado Islámico de Irak, y su cuartel general se encontraba en la ciudad de Baquba.


El Estado Islámico de Irak fue responsable de la muerte de miles de civiles iraquíes, así como de miembros del gobierno iraquí y sus aliados internacionales. Debido al apoyo militar de Estados Unidos al gobierno de Nuri al-Maliki, el grupo sufrió varios reveses, incluida la muerte de Rashid al Baghdadi, pero la organización se renovó durante la Guerra Civil Siria, pasando a ser conocida como Estado Islámico de Irak y el Levante  o bajo su acrónimo árabe DAESH  El siguiente y actual líder, Bakr al-Baghdadi, cortó los lazos con Al Qaeda y declaró, en 2014, la independencia de su grupo y su soberanía sobre Irak y Siria, autoproclamándose califa con el nombre de Ibrahim.

Califa del Estado Islámico
Ibrahim
El líder terrorista se autoproclamó nuevo califa de todos los musulmanes, exigiendo obediencia a los musulmanes de todo el mundo. Eligió el nombre de guerra Abu Bakr as-Siddiq, el primer Califa del Islam, suegro de Mahoma, y a su vez el iniciador de la serie llamada de los califas ortodoxos. Está considerado como el hombre más peligroso del mundo por la revista Time, y el sucesor de Osama Bin Laden para el diario francés Le Monde.


Situación militar en Irak y Siria (segunda imagen mapa detallado) en diciembre (imagen de arriba) de 2014
     Controlado por el Gobierno de Siria     Controlado por el Gobierno de Irak     Controlado por el Estado Islámico de Irak y el Levante     Controlado por los rebeldes no adscritos al EI
     Controlado por las fuerzas kurdas (KRGDBKPKK)

No hay comentarios:

Publicar un comentario